Todo lo que dejó el aniversario 208º del primer izamiento a la bandera

Todo lo que dejó el aniversario 208º del primer izamiento a la bandera

 Con la visita del presidente Alberto Fernández, el Monumento se llenó de color. Reuniones entre el gobierno municipal, provincial y nacional, más pedidos de justicia, fueron algunos de los protagonistas de la jornada.

 Con el celeste y blanco en alza, Rosario una vez más festejó el aniversario de la primera vez que Manuel Belgrano enarboló la enseña patria en la costa rosarina, a orillas del Paraná. Con la inauguración del icono con la figura del prócer. Junto al homenaje al argentino, se sumó el tributo a María Catalina Echevarría, encargada de confeccionar la bandera que uniría a todo un país.

Luego de la primer instancia, los distintos mandatarios sumaron unas palabras a la fiesta del 27 de febrero. El encargo de iniciar fue el intendente municipal. Pablo Javkin arrancó su discurso diciendo “Esta bandera representa dos cosas: unión, la bandera es un manto que nos une y tenemos que trabajar unidos por lo que es fundamental, por la paz y el desarrollo; y también es un símbolo de fuerza, que el General Belgrano, que también era un hombre de leyes, interpretó en su momento. Y esa fuerza de la ley es la que seguramente tenemos que construir”.

  Además, el máximo mandatario de la ciudad recordó la confección de “Alta en el cielo”, la bandera más larga en el mundo. Como invitación para el acto del día de la bandera, deslizó “Estoy seguro que el 20 de junio vamos a estar de nuevo todos juntos, desfilando con esa bandera y prometiendo ante esa bandera ese compromiso de unión y fuerza en la ley que todos hemos asumido en este momento difícil”.

 Teniendo en cuenta el contexto que ataca a Rosario en estos momentos, Javkin aseveró “Es un momento difícil para todos los que tenemos responsabilidades y para todo el pueblo argentino, y particularmente para Rosario. Necesitamos que la fuerza de la ley le gane a la violencia, y sé que trabajando juntos vamos a ganar esta pelea. Necesitamos paz y justicia”.

 Luego le tocó el turno al gobernador santafesino. Omar Perotti empezó recordando el legado que dejó el prócer: “Recordar a Belgrano es también recordar a alguien que no solamente fue un general en las luchas, fue alguien preocupado por la educación de su pueblo, para que cada uno de los hijos estén yendo a la escuela, recordar a Belgrano es recordar a alguien preocupado por la industria, fundamentalmente cuando hablaba de valor excedente que se le tenía que dar a las materias primas”.

“Y es allí donde había que identificarse y tener claro cuál era el enemigo en ese momento; hoy esa Bandera nos tiene que cobijar para pelear contra adversidades tan duras, cómo en aquel momento, con otras formas, la adversidad que nos duele: el hambre, la desocupación, que nos muestra la falta de justicia, que nos muestra la violencia y el narcotráfico, y la creencia que los violentos tienen razón, o tiene el espacio para burlar la justicia”, fue el centro del discurso del gobernador, que agradeció y valoró la presencia del presidente Fernández.

 Llegado el turno del ejecutivo nacional, se mencionó la necesidad del trabajo en conjunto para evitar la ola de violencia que está sufriendo la ciudad. En esta línea, Alberto Fernández comentó “Vamos a dar la batalla que tengamos que dar junto al intendente y el gobernador. Estoy aquí para solucionar los problemas que el narcotráfico y el crimen organizado han generado en Rosario y Santa Fe”.

En suma, Fernández remarcó que los cambios se harán notar para cuando el regrese a Rosario para el acto del 20 de junio. “Esto no es solo un discurso, estoy de cara a ustedes diciéndoles que compromiso vengo a asumir”. Ya en la previa se había reunido con Perotti y Javkin, trabajando sobre lo que está golpeando a Rosario, y cómo trabajar para mejorar.

Junto al mandatario y las autoridades provinciales y locales, acompañaron el acto el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, el ministro del Interior Eduardo De Pedro, el ministro de Defensa Agustín Rossi, el ministro de Educación Nicolás Trotta, y la vicegobernadora Alejandra Rodenas.